Anti-poema: “El arlequín”

arlequín

Del it. arlecchino, y este del fr. ant. Hellequin, nombre de un diablo.

m. Gracioso o bufón de algunas compañías […]

Ríe arlequín, que mañana has de morir. Con tu sangre el banquete se ha de completar; sus fauces devoran tus anhelos, entre sus garras se llevan tus lamentos.

No hay sol, no hay estrellas, de tus labios la luna se fugó. ¿Qué creyó el buen plebeyo? ¿Qué las doncellas algún día iban a amarte, los reyes a alabarte? No eres bello, no eres arte. Sin tus panderos no eres nadie.

Deja en el filo tu sombrero, el único testigo de tu esmero; el alba ralba tu alma calma. Lúgubre amanecer tendrá el reino. No por ti, no por ellos, ruego por el cielo. Entre nubes negras y ráfagas legras, en lo alto a ti te esperan. Bufón simplón, bufón de nadie,  suplico al  horizonte que te trague.

Hoy sin ti, hoy sin nadie. La marcha sigue adelante. Ríe arlequín, que mañana has de morir. No en el sol, no en la tarde, espero en la noche poder olvidarte.